La esperanza en el Camino de Santiago

Paz y bien:
Hace años, caminando junto al mar, pude contemplar cómo una pequeña barca a remos se mantenía a flote. Me pareció que era un bello símbolo de nuestra vida. Así, frágil, pero luchando por mantenerse a flote, y con la posibilidad de avanzar, aunque fuese a fuerza de remos.
Años después, he vuelto al mismo lugar, y he podido comprobar que ya no existe, o ya no está allí esa barca. En su lugar hay otra mejor equipada, con un motor fueraborda. Y se sigue manteniendo a flote, con la posibilidad de avanzar.
Ambas embarcaciones tienen algo en común: su nombre. Aquella de antaño se llamaba Esperanza. La actual, se llama de la misma manera. Todo un símbolo. Mantenerse a flote sobre el mar de la vida, intitulando nuestra vida: esperanza.
La primigenia embarcación ha sido sustituida por una mejor, ha sido por ello renovada.
Así ha de ser también con respecto a la esperanza: ha de renovarse cada día, o al menos cada cierto tiempo.
Ultreya et Suseia.
Buen Camino
Fray Francisco Castro Miramontes
En esta sección compartimos la reflexión semanal de Fray Francisco Javier Castro Miramontes.
Fray Paco, como le conocen muchos peregrinos que han sido acogidos en el convento de los frailes en Compostela, es un enamorado del Camino de Santiago. Se define como sacerdote franciscano y peregrino. Este fraile ha sido rector guardián del convento de San Francisco en Santiago de Compostela. Actualmente  trabaja como Director del Museo de Tierra Santa, que se encuentra en esta ciudad. Es un intelectual apasionado del Camino, que tiene en su haber varios libros y artículos publicados sobre este tema. Entre estas obras destacan algunas como “Al encuentro de la vida. Diario de un peregrino”, “Pensamientos para el Camino”, “La Vida es Bella”, o su último libro titulado “Amor. La fuerza que sostiene el mundo”.
Como cada semana, publicamos unas breves palabras suyas, sencillas pero con mucho fondo.
Os invitamos a leerlas con calma, meditarlas, y compartirlas.
Esperanza
4.3 (85%) 8 votos