Según  relata el abogado local D. Baltasar de Lezaun  y Andía, miembro de los Reales Consejos en el siglo XVIII, allá por el tercer cuarto del siglo XIII, un obispo de la ciudad griega de Patras, en donde se conservaban las reliquias del apóstol San Andrés, decidió peregrinar a Compostela. Para ello, decidió extraer una reliquia de la espalda del  santo con los documentos que lo verificaban para presentarlo como ofrenda ante el apóstol en Compostela. Siguiendo el Camino Francés, llegó cansado a Estella, alojándose en el Hospital de San Nicolás, próximo a la iglesia de San Pedro de la Rua, en donde murió sin decir a nadie quién era y la reliquia que traía consigo. Fue enterrado en el cementerio de la iglesia, debajo del castillo, con los hábitos y los pocos enseres que llevaba. En las noches siguientes, el sacristán observó que sobre la tumba del peregrino había un gran resplandor, hecho que fue comunicado y observado posteriormente por las autoridades eclesiásticas quienes decidieron desenterrar al peregrino. Al sacar el cuerpo del obispo, vieron que en el pecho, debajo del hábito, había una cajita de madera con una reliquia dentro y entre sus enseres  la documentación que  la acreditaba, así como el báculo episcopal de bronce dorado, dos vinajeras y guantes de seda.

Las autoridades eclesiásticas decidieron colocar la reliquia en la Iglesia de San Pedro  de la Rua para que fuese venerada por feligreses y peregrinos, volviendo a enterrar al prelado en el mismo lugar que había estado. Tras esto, las autoridades locales decidieron nombrar patrón de Estella a San Andrés, festividad que se celebra el día 30 de noviembre.

En el año 1625, el Ayuntamiento decidió trasladar la celebración de la festividad al primer domingo de agosto, fecha de mejor tiempo para festejos públicos y  procesiones. El domingo 2 de agosto de 1626, primer domingo de la traslación de la festividad, sucedió que en la torre de la iglesia de San Pedro de la Rua apareció reflejada una gran cruz en forma de aspa  con grandes resplandores, durante mas de dos horas, siendo vista por un gran número de estelleses. El obispo de Pamplona pidió que se levantase acta informativa y tomase declaración a los testigos.

Actualmente las fiestas patronales se celebran el primer domingo de agosto con procesión general de las reliquias, celebraciones religiosas y civiles. También el 30 de noviembre, festividad de San Andrés, es festivo en Estella con celebraciones religiosas a las que asisten las autoridades civiles en cuerpo de ciudad, acompañados de música y dantzaris. El domingo más próximo a este día se celebran las ferias de ganado, con importantes concursos de jaca navarra y otros animales, productos artesanos, etc.

Leyenda sobre patronazgo de San Andrés en Estella
5 (100%) 3 votos