Paz y bien.
Estaba allí, a la vera misma del camino, no se importaba a sí misma, simplemente estaba allí y ofrecía su colorido y su fragancia.
La mayoría de los caminantes pasaban de largo, sus miradas iban pendientes de las piedras del camino, solo una peregrina la vio, se detuvo, y la acarició con su mirada.
Esta peregrina no estaba anclada a las piedras del camino, sino que con su mirada iba abrazando a la vida que brotaba esplendorosa.
Y allí estaba, humilde sencilla, era una pequeña margarita que en su esencia era un resumen de vida: ser, y darse.
Ultreia e Suseia.
Buen Camino 
 En esta sección compartimos la reflexión semanal de Fray Francisco Javier Castro Miramontes.
Fray Paco, como le conocen muchos peregrinos que han sido acogidos en el convento de los frailes en Compostela, es un enamorado del Camino de Santiago. Se define como sacerdote franciscano y peregrino. Este fraile ha sido rector guardián del convento de San Francisco en Santiago de Compostela. Actualmente  trabaja como Director del Museo de Tierra Santa, que se encuentra en esta ciudad. Es un intelectual apasionado del Camino, que tiene en su haber varios libros y artículos publicados sobre este tema. Entre estas obras destacan algunas como “Al encuentro de la vida. Diario de un peregrino”, “Pensamientos para el Camino”, “La Vida es Bella”, o su último libro titulado “Amor. La fuerza que sostiene el mundo”.
Como cada semana, publicamos unas breves palabras suyas, sencillas pero con mucho fondo.
Os invitamos a leerlas con calma, meditarlas, y compartirlas.
Más allá de las piedras del Camino
4.4 (88%) 5 votos