Paz y bien:
El códice Calixtino, en su libro, V, conocido como el libro de Santiago, que pasa por ser la primera guía de peregrinación de la historia, al menos de la que se guarda memoria bibliográfica (siglo XII) se refiere a tres grandes hospitales que acogían a los peregrinos.
Los hospitales eran hogares, en donde el peregrino podía reposar el cuerpo y el alma, según el adagio clásico de “mens sana in corpore sano”.
El hospital, por tanto, era un espacio de acogida integral, que buscaba la salud plena del caminante. De ahí deriva la palabra hospitalero, hospitalera, que aún hoy es un bello título que hace honor a tantos hombres y mujeres que después de hacer el Camino de Santiago, o sin haberlo hecho, pero habiéndolo sentido, se dedican a procurar el bien de los caminantes.
Seamos hospitaleros, que nuestra vida sea un espacio de acogida en el cual cualquier persona que se acerque a nosotros sienta calor de hogar, paz y amor.
Ultreia e Suseia.
Buen Camino.
En esta sección compartimos la reflexión semanal de Fray Francisco Javier Castro Miramontes.
Fray Paco, como le conocen muchos peregrinos que han sido acogidos en el convento de los frailes en Compostela, es un enamorado del Camino de Santiago. Se define como sacerdote franciscano y peregrino. Este fraile ha sido rector guardián del convento de San Francisco en Santiago de Compostela. Actualmente  trabaja como Director del Museo de Tierra Santa, que se encuentra en esta ciudad. Es un intelectual apasionado del Camino, que tiene en su haber varios libros y artículos publicados sobre este tema. Entre estas obras destacan algunas como “Al encuentro de la vida. Diario de un peregrino”, “Pensamientos para el Camino”, “La Vida es Bella”, o su último libro titulado “Amor. La fuerza que sostiene el mundo”.
Como cada semana, publicamos unas breves palabras suyas, sencillas pero con mucho fondo.
Os invitamos a leerlas con calma, meditarlas, y compartirlas.
Hospitalidad en el Camino
4.5 (90%) 8 votos