Los nueve kilómetros de carretera local, en su mayor parte por la As-331, que unen Sariego con Pola de Siero en el Camino del Norte tienen los días contados para los peregrinos. El ayuntamiento de Siero ya ha adjudicado las obras para que los peregrinos vayan por senderos alternativos.

Este cambio del trazado jacobeo tiene como objetivo principalmente evitar el peligro del tráfico, especialmente en las curvas más cercanas a Pola de Siero. La obra responde a una demanda de la asociación de Amigos del Camino de Santiago de Siero y Sariego a la que el anterior equipo de gobierno socialista respondió con dos alternativas. Una vez finalizada la mejora, sólo quedará la parte que afecta a Sariego cuyo alcalde, Javier Parajón, también se comprometió a ejecutar.

Vota esta noticia