Cargando...
Buscando...
Digna de muchas capitales, sede obispal desde, por lo menos, el siglo IV. El martirio de los legionarios romanos Celedonio y Emeterio –según la tradición decapitados en el año 300- dio pie a su construcción, que duró más de dos siglos. Está escoltada por la torre de seis cuerpos, y la portada principal, con forma de retablo barroco rematada con frontón triangular la culmina exteriormente; la portada de San Jerónimo –de estilos gótico y renacentista- termina de culminarla. Interiormente gótica en su mayor parte, aunque con influencias también del Renacimiento, cuenta con 16 capillas con sus correspondientes retablos de gran valor. El coro en la nave central, la reja, el órgano… Hasta el más mínimo detalle cuenta, hasta la sacristía de los Espejos. Pero Calahorra tiene más atractivos, como el Palacio Episcopal del siglo XVI, la iglesia de Santiago (XVII-XVIII), la de San Andrés (XVI), o el convento de las Carmelitas Descalzas (XVI).
mapica