Los grafitis aparecidos en La Grajera hace meses y que aún no han sido borrados han sido considerados por el PP como “vandalismo gráfico periurbano” y reclaman al Ayuntamiento que las borre y que se busque a los culpables para que paguen los desperfectos.

Cada año se borran en Logroño unas tres mil pintadas y se destrozan 230 contenedores. Para el concejal popular Jesús Ruiz Tutor, las pintadas dan una imagen “triste, pobre y mediocre” a los peregrinos. Algunas de las pintadas llevan más de medio año.

Más información sobre la noticia en La Rioja.com

Solicitan más vigilancia contra las pintadas en el Camino
Vota esta noticia