Cargando...
Buscando...
El Camino Castellano-Aragonés o Camino Bonito tuvo especial trascendencia, como ruta jacobea, en los siglos XII y XIII. Posteriormente, fue perdiendo importancia hasta su práctica desaparición y renacimiento actual. El trazado discurre entre Gallur y Santo Domingo de Silos y, aunque ha tenido que ser adaptado, conserva algunos tramos originales de la vía romana que discurría desde Caesaraugusta (Zaragoza) hasta Asturica Augusta (Astorga).

Mapa del Camino Castellano - Aragon�sPerfil del Camino Castellano - Aragon�s  

La reconquista favoreció la aparición de nuevas vías seguras de peregrinación. Éste es el caso del Camino Castellano-Aragonés, impulsado por el conde Ramón Berenguer IV en 1146 y que une Gallur con Santo Domingo de Silos, pasando por Soria. Es aquí donde Alfonso VIII fundó el Hospital de San Leonardo.

Esta ruta, por la que acudían a Santiago catalanes, aragoneses y numerosos peregrinos foráneos que llegaban a las costas levantinas desde todo el Mediterráneo (como es el caso de San Francisco de Asís entre 1213 y 1215), contaba con la protección de los templarios. Su enclave más destacado era el monasterio de San Juan de Otero, situado en el Cañón del Río Lobos.

Desde Gallur, localidad aragonesa que coincide con el Camino del Ebro, los caminantes bordean El Moncayo por su vertiente norte y llegan a Soria, pasando por Borja, Tarazona y Ágreda. Dejando los Picos de Urbión y la Sierra Cebollera al norte, cruzan los pinares del Urbión, hasta San Leonardo de Yagüe, junto al Cañón del Río Lobos. Desde aquí se dirigen hacia Santo Domingo de Silos, donde se une a la Ruta de la Lana, con la que coincide su itinerario hasta Burgos, lugar en el que conecta con el Camino Francés.

Pese a discurrir por una zona poco conocida y transitada, este itinerario tiene el exotismo y la belleza que proporciona la combinación de estilos artísticos muy diferentes. La zona aragonesa destaca por su arquitectura mudéjar, reconocida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, con un gran exponente como es la localidad de Tarazona y su catedral. Por su parte, en la Tierra de Ágreda y las llanuras del Campo de Gómara, proliferan las iglesias románicas, un estilo que presenta su conjunto más destacado en Soria, con el claustro de San Juan de Duero, la Concatedral de San Pedro o la fachada de la iglesia de Santo Domingo. Son numerosas las muestras del espíritu jacobeo que jalonan todo el Camino.

Dignos de mención son, también, los impresionantes paisajes del Moncayo, los Picos de Urbión, la Sierra Cebollera o La Demanda. El Camino atraviesa por parajes despoblados que conocieron épocas mejores y que contribuyen, con la inmensidad de su silencio, a que el peregrino pueda viajar inmerso en sus propios pensamientos.

Aunque los 230 kilómetros de la ruta están bien señalizados, los servicios escasean en algunos tramos, por lo que es necesario preparar bien las etapas antes de ponerse en camino. Tiene una guía muy completa en la web de los amigos del Camino de Santiago en Soria.

mapica