Dídimo de Alejandría, apodado el Ciego, aporta en el siglo IV el primer testimonio documental conocido entre Hispania y un Apóstol, en modo que enlaza a la perfección con la Tradición Jacobea, de la que es claro antecedente. Más información en este enlace.

Vota esta noticia