No hacía mucho que se había descubierto el sepulcro apostólico a no mucha distancia de la sede de Iria Flavia, cuando el obispo Adulfo tuvo que someterse a una dura prueba que se resolvió de modo que sus enemigos no se esperaban. Más información en este enlace.

Vota esta noticia