En un mismo acto, en la catedral compostelana, se juntan el culto religioso con significado de alabanza y la fascinación popular, ante las proporciones extraordinarias del incensario jacobeo y de su fabulosa dinámica pendular, conformando un lance de una fuerza inusitada que se viene perpetuando a través de los siglos. Más información en este enlace.

Vota esta noticia