Uno de los grandes del Camino Primitivo (y de todo el Camino de Santiago) se nos va. Ales de Bodenaya deja el albergue para poner un nuevo rumbo en su vida. ¡Buen Camino, peregrino!

Vota esta noticia