Pedir que el Camino de Santiago sea declarado Patrimonio Mundial en Peligro. Ese es el objetivo que se ha marcado la asociación jacobea gallega y así lo hará público el próximo 18 de diciembre en Santiago de Compostela. La gota que ha colmado el vaso es la construcción de un parque eólico a la vera del Camino en Triacastela que, para cumplir con la protección de la ruta, va a pintar motivos jacobeos en los aerogeneradores.

De los seis criterios culturales y cuatro naturales de la UNESCO, el Camino de Santiago fue elegido Patrimonio de la Humanidad por tres criterios culturales: Testimoniar un importante intercambio de valores humanos, ofrecer un ejemplo eminente de un tipo de edificio, conjunto arquitectónico o tecnológico o paisaje que ilustre una etapa significativa de la historia humana y estar directa o tangiblemente asociado con eventos o tradiciones vivas, con ideas, o con creencias, con trabajos artísticos y literarios de destacada significación universal. Así, cuando vemos en el Camino de Santiago las iglesias abiertas, los monumentos restaurados y la tradicional hospitalidad jacobea en auge, entenderemos a qué hace referencia la UNESCO. Pero si estamos viendo lo contrario, habrá que tener muy en cuenta las advertencias de la asociación jacobea gallega.

Los países que tienen Patrimonio Mundial en peligro son, sobre todo, del tercer mundo. España nunca ha entrado en esta lista aunque el rascacielos de Caja Sol en Sevilla puede hacer que esta ciudad protegida sea incluida en breve.

La asociación ha puesto a disposición un documento para firmar y devolver al correo de la asociación para sumarse a la petición para que el Camino de Santiago sea declarado Patrimonio Mundial en peligro. El documento se puede descargar desde este enlace de Jacobeo.net.

Vota esta noticia