La densa niebla no impidió que más de doscientas personas se juntaran este fin de semana para recorrer el trayecto del Camino de Santiago que separa Pola de Oviedo.

Esta marcha, que organiza la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego, sirvió en años precedentes para reivindicar la necesidad de un albergue de peregrinos en la Pola. Pese a que ese objetivo ya se ha conseguido, la participación fue notable, lo que demuestra la identificación de los sierenses con el Camino y todo lo que representa.

La salida de la iglesia parroquial de la Pola estaba fijada para las ocho de la mañana. El grupo fue flanqueado por dos vehículos de Protección Civil y varias unidades de la Policía Local de Siero, que velaron durante todo el trayecto por la seguridad de los participantes, siendo sustituidos únicamente en la capital por efectivos de la Policía Local de Oviedo.

Más información y foto en La Nueva España.

Vota esta noticia