Atónitos se han quedado los Amigos del Camino de Santiago de Deba al descubrir que los peregrinos se perdían tras salir de la localidad subiendo al Calvario. Nada menos que siete mojones han sido arrancados de sus lugares para desconcierto de los peregrinos.

La desaparición de estos mojones repercute de forma directa en la seguridad de los peregrinos, que en lo que llevamos de año han sido contabilizados en 4.200 a su paso por Deba. Así las cosas el acto realizado supone una distorsión del itinerario con el consiguiente peligro de equivocarse y dirigirse por el camino no adecuado. Desde la citada asociación esperan que en breve plazo se renueven los citados hitos a fin de que el peregrino tenga un camino perfectamente definido y desaparezca así el riesgo de pérdida.

Vota esta noticia