Alumni-Universidad de Navarra cubrió el pasado fin de semana (sábado 5 y domingo 6 de abril) las etapas duodécima y decimotercera del Camino de Santiago Familiar (2005-2010) entre Burgos y Hornillos en la que participaron más de una veintena de antiguos alumnos, familiares y amigos. Se trata de una actividad que se inició en 2005 con el apoyo de la ‘Fundación CUME para el desarrollo de culturas y pueblos’ con la finalidad de promover la Ruta Jacobea entre las familias navarras.

Pasadas las nueve de la mañana del sábado partió el autobús con los peregrinos desde el edificio Central de la Universidad de Navarra rumbo a Burgos. Desde Madrid se unieron más antiguos alumnos. La parada se hizo en la Universidad de Burgos, en el Hospital del Rey. Allí, los peregrinos fueron recibidos por la vicerrectora de Investigación de la UBU, Julia Arcos, quien les mostró la sede del rectorado. Tras disfrutar de un ágape, cortesía de la universidad burgalesa, y con el sello estampado en la Credencial Jacobea Universitaria de cada uno, los peregrinos partieron hacia Hornillos a la una del mediodía.

El grupo se detuvo en Rabé de las Calzadas para el almuerzo sobre las tres de la tarde. A la salida del pueblo se puede contemplar la ermita de Nuestra Señora del Monasterio. Posteriormente, el grupo completó el recorrido hasta Hornillos del Camino, cuya riqueza cultural se concentra en su iglesia gótica dedicada a Santa María, sus dos puentes medievales y la Malatería San Lázaro, a la entrada del pueblo. Tras la visita, los caminantes regresaron a Burgos, en donde se alojaron.

El domingo, tras el desayuno, los peregrinos asistieron en Hornillos a la misa dominical, antes de, a las once de la mañana, comenzar a caminar. Hontanas, cuya parroquia de la Inmaculada Concepción (s. XIV) es su principal monumento, fue el punto elegido para parar a almorzar, sobre la una y media. El resto del recorrido, hasta Castrojeriz, lo completó el grupo sin detenerse. Llegaron a las cuatro de la tarde y, tras comer tranquilamente, los peregrinos visitaron el convento de las Clarisas. Sobre las siete de la tarde regresó el autobús rumbo a Pamplona.

Vota esta noticia