La hospitalidad del concejo de Siero con los peregrinos del Camino de Santiago volvió a quedar este fin de semana en entredicho. Una veintena de peregrinos madrileños se vio obligada a pernoctar ayer entre piragüas en las instalaciones del Club Kayak Siero de El Bayu, ante la falta de un albergue en la villa para acoger a la gente que recorre la ruta del norte.

De nuevo tuvo que ser la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego la encargada de buscarles un techo a estos huéspedes en la gélida nave de El Bayu, situada a escasos metros del cauce del río Nora.

La portavoz de esta asociación de amigos de la ruta jacobea, María Luisa del Val, explicó que acostumbran a llamar siempre a las oficinas de turismo o a los ayuntamientos interesándose por algún albergue de peregrinos u otro espacio público alternativo. En la oficina de Siero les facilitaron información de alojamientos privados, a los que muchos expedicionarios se opusieron por considerar que vulnera el espíritu de austeridad que preside esta experiencia religioso-deportiva. También dieron el aviso al presidente de la asociación local, Juan Rodríguez, quien contactó con ellos para buscarles alojamiento, en colaboración con el cronista oficial de Siero, Juan José Domínguez, que a su vez es entrenador del club de piragüismo local.

Desde la asociación que preside Rodríguez lleva años reivindicando un albergue para alojar a los centenares de peregrinos del Camino de Santiago que pasan por Pola de Siero. Aunque se van barajando varias opciones -la casona de San Miguel, un bajo en la futura estación o un local de la Sociedad de Festejos-, no existe aún una actuación firme para dotar al municipio de ese servicio

Más información en:
El Comercio

Vota esta noticia