Cargando...
Buscando...
El santo Toribio de Astorga tuvo sus más y sus menos con los lugareños, en su intento de convencerles, con escaso éxito, de que abandonaran la herejía del arrianismo. Dejó su labor y la ciudad, no sin sacudirse antes las sandalias en este lugar farfullando de Astorga, ni el polvo.
mapica