¿Cómo ir al Camino?

Para recorrer el Camino de Santiago y llegar a él, en primer lugar, debes informarte sobre qué es. Es una ruta de peregrinación sí, pero encontrarás peregrinos que, incluso una vez que ya lleven días caminando, creerán que el Apóstol Santiago también recorrió ese camino… Y tú debes estar ahí para corregir a este peregrino despistado, pues ya te has instruido sobre esta ruta.

El Camino de Santiago es eso, un camino. Una ruta, un recorrido al que acuden actualmente decenas de miles de peregrinos de todo el mundo para dirigirse, a pie, en bicicleta o a caballo, a Santiago de Compostela. Así pues, el Camino siempre está abierto y a todo aquel que lo quiere recorrer.

Existen varias rutas para llegar a Santiago. La más famosa y utilizada es el Camino Francés, pero también hay otras, como el Camino del Norte, el Camino Primitivo, el Camino Portugués o la Vía de la Plata.

Para todos aquellos que consideren el Camino de Santiago como una peregrinación y se sientan peregrinos que marchan a Santiago, diversas cofradías, asociaciones del Camino o varios organismos autorizados extienden la llamada Credencial. Ésta es un documento que acredita a su dueño la condición de peregrino. Con ella, el peregrino puede identificarse como tal y así ser acogido en los refugios de peregrinos. Estos albergues, característicos del Camino de Santiago, no son como los albergues juveniles; son techo y cama que anónimos amantes del Camino e instituciones ponen como buenamente pueden a disposición del peregrino y que sólo podemos agradecer. Los peregrinos pueden dormir en estos albergues o, naturalmente, donde prefieran: pensiones, hostales, hoteles…

Si deseas que la Catedral de Santiago te acredite que has realizado la peregrinación por motivos religiosos o espirituales (y recibir así la Compostela), deberás haber recorrido como mínimo los últimos cien kilómetros andando o, si es en bici, los últimos doscientos kilómetros antes de llegar a Santiago.

Una buena guía del Camino es esencial. Debe estar actualizada y no ser turística, sino para peregrinos. Es muy diferente que en una guía te hablen de lo bonita que es la Catedral de León a que te indiquen por dónde va el Camino en León y que prestes atención a tal cruce donde se pierden todos los peregrinos. Las guías más importantes del Camino hacen reediciones. Nosotros llevamos muchos años dedicándonos a hacer exclusivamente guías del Camino de Santiago y sabemos de qué va el tema, y las editamos y actualizamos todos los años.

Una vez que estés convencido de realizar el Camino de Santiago, deberás elegir la fecha, el lugar para comenzar y el modo (a pie, en bici o a caballo). Después debes ser acreditado con una credencial, en el caso de que desees poder ser acogido en los refugios de peregrinos o recibir en Santiago la Compostela. Este documento se recibe o en la Asociación o Cofradía del Camino de Santiago más cercana, o bien directamente en el lugar en el que hayas elegido comenzar el Camino de Santiago (tendrás que informarte previamente si en el refugio de peregrinos de esa localidad puedes conseguir la credencial). Posteriormente, debes recoger la información que necesites, ya sea en forma de libro-guía (que se encuentre actualizado), libro de oraciones, listado de refugios de peregrinos del año en curso… No olvides la preparación, tanto física como interior, además de hacerte con el material que consideres necesario para tu peregrinaje.

 

Dudas frecuentes del Camino de Santiago

Vota esta noticia