Cómo recorrer el Camino de Santiago

A pie, a caballo, en bicicleta…. Son muchas las personas que se preguntan… ¿Cómo hago el Camino? Hasta los años ochenta, el Camino de Santiago era una peregrinación, a pie, en bici o a caballo, a Santiago de Compostela. Actualmente, también está en auge el llamado ‘turismo jacobeo’, en coche o autobús, pero sin olvidar su origen. Recuerda en todo caso que los refugios son para aquellos que realizan la peregrinación del modo tradicional, con preferencia para los que van a pie. Prácticamente todos los que peregrinan a Santiago van andando (77%) o en bici (22,5%).

El Camino es una ruta que va por pueblos, ciudades, campos, bosques… está preparado para realizarla a pie, en bicicleta o a caballo, aunque para esta última posibilidad las cuadras son escasas y hay que preparar las estancias antes del peregrinar. No está acondicionado para vehículos a motor.

Cualquier bicicleta de montaña será suficiente para realizar el trayecto, aunque conviene añadir una serie de complementos como por ejemplo el portaequipajes y las alforjas y realizar una completa revisión a la bicicleta antes de partir. De noviembre a mayo se hace muy difícil recorrer el Camino de Santiago en bici, debido a las zonas encharcadas y el barro, por lo que tendrás que recurrir en esos tramos a las carreteras.

El Camino de Santiago es un conjunto de pistas, carreteras, caminos, sendas… en constantes subidas y bajadas, que transcurren por diversos terrenos. Por tanto, es impracticable en su mayor parte para las personas con silla de ruedas. No obstante, ha salido una guía del Camino de Santiago Francés para discapacitados en la que podrán encontrar información concreta sobre algunos tramos realizables.

 

Más información:

Vota esta noticia