CAPÍTULO X: Número de los canónigos de Santiago

Tiene además esta iglesia siguiendo, según es tradición, la serie y denominación de los 72 discípulos de Cristo, 72 canónigos que siguen la regla de San Isidoro, doctor de la iglesia española. Entre ellos se reparten por semanas las ofrendas del altar de Santiago. Se dan al primero las de la primera semana, al segundo las de la segunda, al tercero las de la tercera y así sucesivamente se reparten hasta el último. Cada domingo, según cuentan, se dividen las ofrendas en tres partes, la primera de las cuales las recibe el canónigo de turno. Los dos tercios restantes se vuelven a dividir en tres partes; una para sustento de los canónigos, otra para la fábrica de la basílica y la tercera para el arzobispo.

Pero las ofrendas de la semana que va del domingo de Ramos a Pascua, deben entregarse reglamentariamente a los peregrinos pobres del hospital. Es más, si se quiere cumplir con la justicia divina, en cualquier época del año hay que entregar la décima parte de las ofrendas del altar de Santiago a los pobres que lleguen al hospital. Pues todos los peregrinos pobres, la noche del día en que llegan al altar de Santiago deben recibir en el hospital, por amor de Dios y del Apóstol, hospitalidad completa.

Por lo que a los enfermos se refiere, deben ser atendidos allí caritativamente hasta su muerte o hasta su recuperación completa. Pues así se hace en San Leonardo. Cuando pobres llegan en peregrinación, reciben allí comida. Además, siguiendo la tradición, se han de entregar a los leprosos de la ciudad, las ofrendas que todos los domingos se hagan al altar, desde el amanecer hasta la hora tercia. Y si algún prelado de la basílica cometiese fraude en esto, o cambiase el sistema de distribución de las ofrendas que hemos expuesto, que su pecado se interponga entre Dios y él.

 

Codex Calixtinus (Códice Calixtino)

Vota esta noticia