Cargando...
Buscando...
El Camino de Fisterra es una ruta singular que, al contrario del resto, tiene en Santiago de Compostela su origen. Atraídos por la magia del fin del mundo, muchos peregrinos continuaban hasta el cabo, donde los discípulos de Santiago viajaron buscando la autorización de un legado romano para enterrar al apóstol, o a Muxía, lugar al que acudió la Virgen María en una “barca de piedra” para dar ánimos a Santiago en su predicación.

Mapa de la Prolongación a FisterraPerfil de la Prolongación a Fisterra  
Fueron muchos los caminantes que, durante la Edad Media y una vez concluida su peregrinación hasta el encuentro con el Apóstol, decidían proseguir hacia el último reducto de la tierra conocida, un espacio mítico y simbólico, cargado de todo tipo de creencias y ritos. A todo ello, había que sumar la gran devoción existente en estas tierras hacia el Santo Cristo de Fisterra y la Virgen de la Barca en Muxia. El Camino de Fisterra, así, tomó gran importancia.

Esta ruta parte de Santiago de Compostela y se adentra en el ambiente rural, donde los bosques de robles y eucaliptos alternan con núcleos dispersos. Es un recorrido sin grandes complicaciones, aunque con algunos tramos más duros debido al exceso de asfalto, principalmente.

  Prolongación a Fisterra.    Prolongación a Fisterra.    Prolongación a Fisterra.
Fotos: Jorge Martínez-Cava.

La senda cruza las tierras de Dumbría, donde abundan petroglifos de la Edad de Bronce, dólmenes y túmulos megalíticos, y, acompañada por las espectaculares vistas del encajonado río Xallas, llega hasta la aldea de Hospital. El itinerario se bifurca aquí y el peregrino puede elegir seguir en dirección a Fisterra o hacerlo hacia Muxía.

De camino al cabo del fin del mundo, aparecen las ermitas de la Virgen de las Nieves y San Pedro Mártir, así como el cruceiro da Armada. Además, puede realizarse una bonita visita a las localidades de Cee y Corcubión. El extenso arenal de la playa de Langosteira desemboca en Fisterra y su faro.

La ruta hacia Muxía se realiza por una zona llena de hórreos y sembrados, surcada por pistas vecinales y forestales. La iglesia románica de San Xulián de Moraime y la playa de Espiñeiro dan paso a la última localidad del Camino, donde se encuentra el santuario de la Virgen de la Barca.

Algunos peregrinos deciden visitar tanto Fisterra como Muxía. Para ello existe un recorrido de doble sentido, que pasa por una zona rocosa y pisa territorio de la antigua ciudad romana de Dugium donde, enviados por la reina Lupa, llegaron los discípulos con el cuerpo del Apóstol Santiago.

El trayecto está bien señalizado con los típicos mojones que indican el Camino en toda Galicia. Además, también está indicado desde Fisterra y Muxía a Santiago, por lo que algunos peregrinos optan por hacerlo al revés.

Existe un folleto sobre esta ruta editado por la Xunta de Galicia. También, una amplia guía en Consumer y otra en Gronze.
 

mapica