Cargando...
Buscando...
El acceso a España por Bayona ofrecía a los peregrinos dos alternativas, mantener el Camino de la Costa o ir en busca del Camino Francés. Los que elegían la segunda opción, atravesaban Guipúzcoa y, por el túnel de San Adrián, alcanzaban la provincia de Álava. Desde aquí continuaban su itinerario, bien hasta Santo Domingo de la Calzada siguiendo el curso del Río Oja, bien hasta Burgos siguiendo el desfiladero de Pancorbo y la comarca de La Burea. Esta última alternativa es la llamada Vía de Bayona, que aprovecha para su trazado un tramo de una calzada romana conocida como Vía de Aquitania, que unía Burdigalia (Burdeos) con Asturica Augusta, (Astorga).

Mapa de la Vía de BayonaPerfil de la Vía de Bayona.  
Belleza paisajística, con desfiladeros, montes, puertos y numerosas localidades con una evidente impronta jacobea es lo que descubre el peregrino actual en este Camino, que puede realizarse en 12 etapas hasta Burgos. La ruta sale de Bayona y continúa por territorio francés hasta Irún, pasando por localidades costeras como Anglet, Bidart, Saint Jean de Luz y Urrugne. Una vez en España, cruza la provincia de Guipúzcoa de nordeste a suroeste, dejando atrás Hernani, Tolosa o Zegama,  hasta llegar a territorio alavés.

El cambio de provincia se realiza a través del espectacular paso del Túnel de San Adrián, que guía al peregrino hacia Vitoria, una ciudad con una destacada influencia jacobea. El antiguo hospital, la avenida y la iglesia de Santiago son una muestra de este legado.

El Camino continúa por tierras vascas hacia el Condado de Treviño por una accidentada orografía que conduce a Puebla de Arganzón, localidad con un interesante Conjunto Histórico-Artístico medieval. El recorrido, a partir de este punto, es más llano y está salpicado de localidades con interesantes construcciones de distintas épocas.

Desde Miranda de Arga, el río Oroncillo sirve de guía hasta el imponente desfiladero de Pancorbo, lugar de paso de distintas civilizaciones donde todavía pueden verse vestigios de la Vía de Aquitania. De allí, por Camino Real, hacia tierras burebanas, pasando por la histórica población de Griseleña y llegando a Briviesca, capital de comarca que cuenta con importantes vestigios medievales.

La vía prosigue en un relajado paseo hasta el Monasterio de Rodilla, cuyo emplazamiento estratégico, en el Alto de Rodilla, explicaría su ocupación desde la I Edad del Hierro hasta la Baja Edad Media. Aquí comienza, en ascenso continuo, uno de los tramos más exigentes, ya que es necesario superar la barrera natural de la Brújula antes de unirse, casi a las puertas de Burgos, con el Camino Francés.

La Vía de Bayona, que vivió su momento de máximo apogeo entre los siglos X y XIII, está bien señalizada gracias a la labor de recuperación que desarrolla la Asociación de Amigos de esta ruta, con sede en Miranda de Ebro. 

Existe una amplia información sobre este Camino en la página de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Vía de Bayona

mapica