¿Es recomendable hacer el Camino de Santiago en otoño? Damos algunas pistas que justifican por qué es una buena elección.

Cada vez más gente opina que las semanas finales de septiembre, y los meses de octubre y noviembre, son la mejor época para hacer el Camino de Santiago. Una buena razón es que el clima es más suave durante este tiempo. Las temperaturas descienden respecto al verano, no hace tanto calor, y por ello caminar durante muchos kilómetros es más llevadero.

Al clima debemos añadir que la afluencia de peregrinos es menor, por lo que los caminos y los alojamientos no se encuentran tan masificados y es más sencillo encontrar hueco en un albergue que en la época estival.

De todas las rutas y Caminos para llegar a Santiago, nosotros recomendamos para esta época el Camino del Norte. Es perfecto para otoño, tanto por el clima como por el paisaje. Su cercanía al mar provoca que las temperaturas sean menos extremas, y la gama de colores que ofrecen los bosques del norte de España en otoño hacen de esta ruta un espectáculo visual. A pesar de su longitud, consta de una red de alojamientos muy escasa, por lo que, como hemos señalado antes, hacerlo en estos meses de otoño hace que sea más fácil encontrar un sitio para dormir y hospedarse. Por otro lado, cabe mencionar que el Camino Portugués también es una opción interesante para estas fechas si cuentas con pocos días. En esta ruta, el clima suele ser mejor que el de otras zonas de Galicia por las que discurren el resto de caminos.

Respecto al clima, aunque la temperatura es más agradable que en verano, hay que contar con un tiempo inestable en las rutas del Camino. Conviene recordar que es una época en la que no faltarán lluvias, especialmente en Galicia. Por ello es importante llevar pantalones resistentes a la lluvia, de GoreTex, calcetines gordos y transpirables para evitar el exceso de humedad y chubasquero. Sin olvidar un buen calzado que no deje pasar el agua.

El Camino de Santiago en Otoño
3.67 (73.33%) 3 votos