Cientos de vivencias, imágenes y experiencias; conocer nueva gente y, sobre todo, a uno mismo. El Camino de Santiago tiene muchos alicientes y, a cada paso, algo por descubrir. Pero para poder realizarlo y no quedarnos a medias, necesitamos cuidarnos durante el peregrinar.

Mantener en forma nuestros pies es fundamental si queremos ir etapa a etapa y no tener que regresar a casa antes de tiempo. Todos los días, una vez acabemos el recorrido planteado para esa jornada, es necesario realizar unos buenos estiramientos. Posteriormente, una buena ducha e higiene y, finalmente, nutrir los pies con una crema hidratante. Así evitaremos que ampollas o callosidades frenen nuestros pasos.

Pero si además queremos aprovechar al máximo el Camino, unas reconfortantes cremas balsámicas o geles fríos nos permitirán recorrer y conocer aquellas localidades en las que pernoctemos.

Las farmacias ofrecen productos que nos pueden ayudar, como los de www.saltratos.com, que posee una amplia gama para nuestros castigados pies.

Vota esta noticia