Este es el relato de un acontecimiento curioso y verídico que algunos convirtieron en chiste vulgar; la singular historia de Ernesto Candela, que desde un monasterio cartujo acabó descubriendo el valor del diálogo como hospitalero del Camino de Santiago. Ver enlace.

Vota esta noticia