El Camino te permite rezar en el mar y hacer turismo en el templo, y entre un extremo y otro estarás tu que dices como, donde y cuando. Ésta es la gran riqueza de nuestro Camino de Santiago, el único Camino que no va a Roma. Sigue el artículo en este enlace.

Vota esta noticia