Iniciado por los sones del órgano catedralicio tutta forza, mientras los tiraboleiros todos a una impulsan el botafomeiro en su espectacular baile que llena de incienso y de emoción el templo compostelano al final de la misa del peregrino, suena el emblemático himno oficial al Apóstol Santiago. Sigue en este enlace.

Vota esta noticia