Los pies son nuestra forma de transporte en la ruta jacobea. El clima, el estado del Camino y el calzado que utilicemos les afecta, y mucho. Todo ello puede hacer que nuestro transitar sea un interesante y llevadero peregrinar o que se convierta en un verdadero calvario, incluso obligarnos a volver a casa sin terminar nuestro proyecto. Para hacer más llevaderos estos días y evitar quedarnos a medio Camino, será necesario mantener en buen estado nuestros pies. Los estiramientos e higiene diaria son fundamentales tras la caminata, a eso es necesario sumar cremas nutritivas o hidratantes, si queremos llegar en buenas condiciones a Santiago. Unas reconfortantes cremas balsámicas o geles fríos, un producto este último muy aconsejable también para recuperar las piernas de los ciclistas, nos permitirán, además, disfrutar de un interesante paseo por la localidad donde pernoctemos.
Mantener nuestros pies en buen estado es fundamental, en www.saltratos.com podrás conocer qué productos, de venta en farmacia, se amoldan mejor a tu situación.

Vota esta noticia