De Roncesvalles a Santiago darás un millón de pasos. ¿Sabes lo que supone eso para tus pies? El cuidado diario es esencial para llegar a Compostela. Si surge algún problema, lo primero es la salud y el Camino tendrá que esperar, por lo que es importante prevenir lo que esté en nuestras manos. Para los pies, además de los estiramientos y la higiene diaria, debemos realizar dos tipos de cuidados. El primero es el de la hidratación diaria, con cremas nutritivas o hidratantes después de la ducha o bien antes de dormir. Por otra parte, todos los días, tras la caminata y la ducha, se presenta una tarde que debemos aprovechar para visitar la localidad que nos acoge. Las cremas balsámicas o los geles fríos nos reconfortarán para dar unos pasos más y evitar que la tarde pase en balde. Para los ciclistas, los geles fríos en las piernas ayudarán a recuperarse con rapidez. En www.saltratos.com encontrarás productos, de venta en farmacias, para cada tipo de problema.

Vota esta noticia