Aquel monumento al peregrino forjado en 1965 e inaugurado en Puente la Reina dos años después reluce hoy como entonces, gracias a la restauración llevada este fin de semana. Medio siglo después, los hijos de artista dejan como nuevo al inmortal peregrino.

Vota esta noticia