En su búsqueda de nuevos ingresos para financiar las restauraciones, la catedral compostelana ha iniciado este año un servicio de visitas a la carta. El servicio tan solo está disponible para grupos de más de diez personas y cuesta 20 euros por cada integrante. La visita está guiada por personal propio y especializado de la Catedral e incluye la colección permanente del Museo, el interior de la basílica, las cubiertas y el palacio de Xelmírez. La duración del recorrido está en torno a las dos horas. Más información en La Voz de Santiago.

Vota esta noticia