No deja de sorprendernos esta noticia. Que en pleno siglo XXI, todavía sigamos encontrando tramos de calzadas milenarias. Pero es nuestra labor. Porque, o se encuentran y se protegen, o se destruyen. La noticia viene muy bien recogida en esta página de La Opinión de Zamora.
síguenos en Twitter síguenos en Facebook síguenos en Google+ síguenos en Blogger

Vota esta noticia