El ministro de Fomento, José Blanco, y el alcalde de Lugo, José López Orozco, han firmado un convenio por el que destinarán casi un millón de euros, derivados del 1 por ciento cultural, para la rehabilitación del puente romano de la ciudad de Lugo, ubicado a la salida de la localidad siguiendo el trazado del Camino Primitivo. A Ponte Vella, conforme recuerda el departamento que dirige José Blanco, es un puente de origen romano sobre el río Miño, construido “probablemente en el siglo I o II”, y que forma parte de la antigua carretera N-543 y del camino primitivo a Santiago. Síguenos en Twitter o en Facebook.

Vota esta noticia