La ciudad de Burgos necesita un tijeretazo en sus cuentas, como les ocurre a muchos municipios españoles. Y la medida que están estudiando en la cabeza de Castilla es dejar de pagar la luz y el gas en los locales que presta. Uno de ellos es el albergue de peregrinos municipal, coordinado por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Burgos. Su gasto anual en luz y gas ronda los 40.000 euros. El Correo de Burgos informa hoy en esta noticia de la situación actual. Veremos en qué queda.

Vota esta noticia