Estuvo en vanguardia a la hora de ofrecer el Menú del Peregrino. También en primera línea para ofrecer acogida al peregrino dentro de un hotel. Y Pedro, del Jakue, sigue innovando, y ahora han creado la primera habitación en un árbol, al lado del hotel y del propio albergue. Y tiene agua, electricidad y todos los servicios. Pues nada. Enhorabuena y a seguir dándole vueltas al coco. Síguenos en Twitter.

Vota esta noticia