El ciclista aficionado David López ha querido demostrar que la hepatitis C “no es una enfermedad invalidante sino un obstáculo más en el camino que hay que superar”. Y lo ha conseguido, realizando el Camino de Santiago desde Roncesvalles en bicicleta en 29 horas, toda una proeza física contra la hepatitis C.

López, casado y con dos hijas, ha asegurado que tiene “voluntad, ilusión y ganas de hacer cosas” a pesar de esta enfermedad que le diagnosticaron hace ocho años. Según ha señalado, “excepto en el momento concreto del tratamiento, he continuado practicando ejercicio, entrenando y dedicando parte de mi tiempo libre al ciclismo”. Aunque su reto era hacer en bicicleta el Camino de Santiago y recorrer 756 kilómetros en menos de 35 horas, finalmente el tiempo empleado ha sido de 28 horas y 30 minutos.

Por su parte, el jefe de la sección de Hepatología del Servicio de Digestivo del Hospital General de Valencia, Moisés Diago, ha señalado que los pacientes con hepatitis C “deben continuar con su ritmo de vida habitual así como hacer deporte y mantenerse activos”. Síguenos en Twitter.

Vota esta noticia