El pasado 31 de enero falleció el sacerdote D. Juan Antonio Martínez, gran entusiasta del Camino Jacobeo del Ebro. Recuperó la tradición jacobea de la Parroquia de Sant Jaume de Remolins (Tortosa), incidiendo en la matización de que su Parroquia era el lugar de salida y que los peregrinos entraban en Tortosa por el “Portal dels Romeus” y explicaba con gran lujo de detalles la gran pintura mural que en la capilla mayor, en el lado de la Epístola, describe el peregrinaje.

Vota esta noticia