El Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha establecido que el recrecimiento de Yesa es compatible con la conservación del Camino. Más aún, el fallo indica que la ruta jacobea no está definida en el tramo del embalse, lo que obliga a Aragón a delimitar uno nuevo, que muy probablemente se alejará del embalse para no coincidir con la zona del recrecimiento. La Justicia ha valorado las apreciaciones de la Unesco y del Consejo Internacional de Monumentos y Lugares (ICOMOS), que aceptaron los cambios introducidos en su día para reducir el impacto en el Camino. Más información en las páginas del Heraldo de Aragón.

Vota esta noticia