Gandesa y Vilalba dels Arcs acogieron los pasados 10 y 11 de diciembre un emotivo homenaje a Juan María Ferrer, uno de las principales figuras de la recuperación del Camino Jacobeo del Ebro. Los actos contaron con la participación de socios de diversas asociaciones jacobeas, como las de Tarragona (organizadora del acto), Girona, Sabadell, Zaragoza o Navarra.

El homenaje se inició la tarde del viernes, con la visita en Gandesa al museo de la guerra civil, al castillo y un ágape en la propia casa de los Figueras a cargo de la hija de Juan Ferrar. Al día siguiente, el homenaje se trasladó a Vilalba dels Arcs, donde medio centenar de personas participaron en una misa y en un homenaje muy emotivo. Se leyeron las cartas de los que no pudieron asistir, y los asistentes hablaron espontáneamente, agradeciendo el trabajo, la dedicación y el ejemplo de Ferrer. Tras la comida de hermandad, se visitó la casa Coll, un histórico inmueble que ha convertido Juan Ferrer en un auténtico museo. A pesar de su avanzada edad, su lucidez y memoria se mantienen en un nivel más alto del que pudieran aspirar cualquiera de los asistentes, y se vio encantado de enseñar personalmente todo el museo.

Vota esta noticia