Un estudio en el que han colaborado cientos de deportistas y también muchos peregrinos confirma que las ampollas no sólo dificultan la marcha sino que impiden seguir el esfuerzo físico a dos de cada tres encuestados, algo muy interesante y a tener en cuenta si lo extrapolamos a los peregrinos del Camino de Santiago.

Según Julián Casanova, fisioterapeuta de la RFET, la cifra es considerablemente elevada y evitable, teniendo en cuenta que la aparición de ampollas en los pies es una situación que puede reducirse realizando una serie de cuidados preventivos, y es posible aliviarlas y tratarlas una vez son detectadas.

Según los datos que se extraen del primer estudio que ha analizado la salud de los pies de los deportistas amateurs españoles, el 64% de los encuestados afirma haberse visto obligado a cesar su actividad deportiva como mínimo en una ocasión a causa a la aparición de ampollas en sus pies. Entre éstos, el 54% ha detenido su actividad en una ocasión, el 36% se ha visto obligado a interrumpir la práctica del deporte entre 1 y 5 veces y el 10% ha tenido que hacerlo hasta entre 5 y 10 ocasiones.

El sondeo, realizado con una muestra de 516 pies, se ha llevado a cabo a través de la página web www.quenadatedetenga.com y de la página de facebook del mismo nombre, cuyos resultados han sido registrados entre abril y julio de 2010. El estudio, basado principalmente en tenistas, corredores y practicantes de trekking, ha sido llevado a cabo por Compeed y avalado por el fisioterapeuta de la Real Federación Española de Tenis, Julián Casanova.

Vota esta noticia