Bajo la denominación de Camino de Santiago, la Generalitad de Cataluña ha inaugurado un itinerario entre Tarragona y Lleida que une los grandes monasterios cistercienses de Poblet, Santes Creus y Ballvona de les Monges.

Con un gasto de 85.000 euros, se han instalado 693 elementos de señalización que se distribuyen a lo largo del recorrido que tiene 157 kilómetros, pasando por siete comarcas catalanas y 28 municipios.

Vota esta noticia