Llama la atención a veces la nefasta actuación de algunas administraciones con el Camino de cara a este Año Jacobeo. En plena ruta, entre Canfranc Estación y Canfranc, se ha reformado una barandilla de un puente y la anterior baranda metálica ha sido abandonada en ese punto hasta hoy, como muestra la fotografía. Sorprende que las autoridades de la zona, que desean promocionar ese ramal jacobeo frente al de Roncesvalles, permitan estos desmanes en el Camino en pleno aluvión de peregrinos.

Vota esta noticia