Ante una plaza de San Pedro abarrotada de peregrinos para el rezo del Ángelus, Benedicto XVI recordó en español que «hace pocos días se ha abierto en Santiago de Compostela la puerta del Año Santo, puerta por la que pasan desde hace muchos siglos multitud de peregrinos en busca de la luz de la fe y la gracia del perdón». El Santo Padre invitó a los fieles a «dejarse iluminar por Cristo, luz del mundo, y renacer así a la esperanza, a una nueva vida y a un mundo nuevo, lleno de paz y concordia».

El Papa, que envió el pasado 31 de diciembre un mensaje para la ceremonia de apertura del Año Santo, conoce muy bien el Camino de Santiago, y probablemente, visitará la catedral compostelana en agosto del 2011 en su viaje hacia Madrid para la Jornada Mundial de la Juventud.

Vota esta noticia