Serán los guardianes del Camino de Santiago durante el próximo Año Jacobeo en Castilla y León. Los voluntarios de Protección Civil ya se preparan para este 2010 en el que se espera una afluencia masiva de peregrinos en este Año Santo. Las provincias de Burgos y, sobre todo León, los lugares por donde discurren más kilómetros del Camino de Santiago contarán con su siempre agradecida presencia.

Se trata de una iniciativa de la Junta de Castilla y León que, a través de la Dirección General de Protección Civil, ha puesto en marcha un programa de formación para estos voluntarios con el objetivo de que puedan estar presentes en el ámbito municipal de los ayuntamientos del Camino de Santiago para prestar de una forma “discreta” desde servicios de información hasta atención médica a los peregrinos que, durante el próximo año, realicen esta ruta de peregrinaje.

Actualmente unos 140 voluntarios de Protección Civil, repartidos entre León y Burgos, se encuentran en periodo de formación para poder realizar esa tarea. Desde una torcedura de tobillo hasta proporcionar información sobre un albergue serán sus cometidos. Y en caso de emergencia grave, deberán contactar con el Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León para gestionar una rápida respuesta ante cualquier eventualidad, en colaboración con las policías locales de los municipios por donde discurre la ruta.

Vota esta noticia