Hace ya 17 años que abrió el albergue de peregrinos de Oviedo. Un auténtico lujo en sus días, pero que ahora ha quedado desbordado. La transformación de un antiguo chalé de los Dominicos en un albergue ya ha comenzado. Los operarios adecuan el inmueble que abrirá el próximo mes de enero convertido en la nueva cada de peregrinos. Al menos, esas son las previsiones que maneja el Ayuntamiento.

El presidente de la Asociación Astur-Leonesa de Amigos del Camino de Santiago, José Luis Galán, confía en que aunque el inicio de las obras se ha demorado unas semanas, según los planes iniciales, se llegue a tiempo para que con el primer día del año Jacobeo, Oviedo ya cuenta con unas nuevas instalaciones. El beneficio no será únicamente estrenar un espacio, sino que la casa contará con el doble de plazas para recibir a los peregrinos que, camino a Santiago de Compostela, pernocten en la capital tras su visita a la Catedral.

El albergue actual, en la calle San Pedro Mestallón, se ha quedado obsoleto: dispone de ocho literas dobles para 16 personas. En la calle Juan Escalante de Mendoza, el futuro equipamiento tendrá capacidad para 35 peregrinos y esta cifra podrá aumenta hasta 40. Según los cálculos de Galán, el próximo año el número de caminantes que llegue a la capital asturiana será mayor incluso que este 2009, que se ha batido un nuevo récord de visitantes.

Más información en El Comercio Digital

Vota esta noticia