«Con la construcción de la Autovía parte de los tramos del Camino del Norte entre Unquera y Llanes se están viendo afectados y los peregrinos tienen que dar en ocasiones rodeos muy largos», explicó ayer Guillermo Sordo, miembro de la asociación «El Bordón» de Amigos del Camino de Santiago. Sordo espera que las obras «respeten el camino y lo dejen en buenas condiciones».

Entre otros aspectos, la creación de más albergues para los peregrinos así como la mejora de la señalización en la zona oriental son las demandas comunes. «La localidad de Pendueles es un punto clave de parada por su distancia a medio camino entre Unquera y Llanes», indicó Sordo, quien recordó que hace ya tiempo que se proyectaba la creación de un albergue de peregrino allí.

El número de peregrinos baja considerablemente con el otoño, pero no se detiene. En la última semana, veintiuno pasaron la noche en el albergue de la Estación de Llanes y seis en el de Poo, que no son específicamente para peregrinos. «Esta zona comienza a ser elegida como punto de partida por muchas personas que no hacen entero el Camino. Durante este verano sellamos 150 credenciales de peregrinos que comenzaron su ruta aquí», comentó Sordo. En ocasiones los peregrinos se desvían del camino original para aprovechar las sendas costeras y “salvar así los tramos que coinciden con la carretera general”, aseguró este llanisco, para quien «es una pena que no reciban la atención que se merecen».

Vota esta noticia