El alcalde de Santiago de Compostela, Xosé Sánchez Bugallo , ha indicado que, durante el próximo Año Jacobeo, los peregrinos no podrán acceder a la catedral con mochilas, pero podrán depositarlas en el interior del contiguo monasterio de San Martiño Pinario, tras una acuerdo con el Arzobispado.

Es una de las medidas de seguridad para el Año Santo, tiempo en el que un total de 8.111 agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional en Galicia participarán en el dispositivo de seguridad de Santiago y el Camino, al que podrían sumarse más efectivos en caso de necesidad.

Entre las principales concentraciones previstas para el año próximo, dedicado al apóstol Santiago, destacan en agosto una reunión de alrededor de 35.000 jóvenes europeos. “Las personas que vienen a Santiago son de una características bastantes especiales y muy poco conflictivas”, comentó el alcalde de Santiago de Compostela, quien destacó que, pese a ello, será necesario organizar para evitar que en las concentraciones masivas, algunos peregrinos se queden sin poder acceder a la catedral.

En ese sentido, indicó que la Iglesia tiene previsto llevar a cabo hasta cinco misas diarias para acoger la masiva afluencia de peregrinos que espera, aunque consideró que también podrían llevarse a cabo misas en las adyacentes plazas de Quintana y Obradoiro.

Añadió que para los visitantes y peregrinos que lleguen a Compostela en bicicleta, al Ayuntamiento habilitará una zona para poder estacionarlas junto al aparcamiento de la vecina zona de Xoán XXII y para los que viajen a caballo, precisó que el Ayuntamiento estudia construir un edificio provisional en la zona del monte de Gozo o bien confiar la gestión a una asociación.

Vota esta noticia