El 29 de marzo se ha abierto nuevamente al culto la iglesia de San Nicolás de Bari, en la capital burgalesa, a escasos metros de la Catedral y a pie del Camino de Santiago.

La restauración de Iglesia de San Nicolás de Bari era una asignatura pendiente, no sólo por el valor artístico del monumento en sí mismo, sino también por su estratégica ubicación en pleno Camino de Santiago. La restauración ha comprendido actuaciones como la limpieza de las fachadas exteriores, la rehabilitación de las portadas y la reparación del pavimento interior, sin olvidar el importante trabajo que se ha llevado a cabo para la restauración del retablo mayor y el sepulcro de los Malvenda.

Más información en Radio Arlanzón

Vota esta noticia