El albergue de peregrinos de Avilés batió el pasado año su récord de huéspedes al dar alojamiento a un total de 4.260 personas de casi medio centenar de países, según los datos del balance realizado por la Asociación Astur-galaica de Santiago Apóstol, responsable de la gestión de las instalaciones municipales, lo que supone casi el dolbe de las cifras de hace sólo tres años.

Entonces, en 2005,las instalaciones gestionadas por la asociación Astur-galaica registraron a un total de 2.301 peregrinos tras incrementar el número de usuarios un 27% con respecto al año anterior. Aquellas cifras ya habían servido entonces para destacar la importancia del albergue como «la segunda puerta de entrada de visitantes a la ciudad, tras la oficina de turismo». Como entonces, José María Clero echa mano de las cifras del balance para destacar el interés de que se potencien unas instalaciones que, ahora, se llenan con demasiada frecuencia.

En la actualidad, el albergue cuenta con un total de sesenta plazas, distribuidas en cuarenta literas y veinte camas. La intención, por ahora, es mejorar la habitabilidad del recinto con la sustitución de las camas por literas, lo que permitiría ganar espacio para ampliar el número de plazas en caso necesario, según explicó José María Clero acerca de los planes de los que le ha hecho partícipe el Ayuntamiento.

Vota esta noticia